blue and black bus seats

Asturias se ha convertido en la primera región de España en experimentar el uso de un autobús sin conductor en tráfico abierto. El proyecto, liderado por la compañía de transporte público ALSA, en colaboración con el Gobierno de Asturias y la Universidad de Oviedo, busca mejorar la movilidad en las zonas rurales y reducir la huella de carbono del transporte público.

El primer recorrido del autobús autónomo tuvo lugar en la localidad asturiana de Grado, donde se realizó una prueba piloto durante tres días, desde el 24 hasta el 26 de marzo. La ruta recorrió un trayecto de 1,5 kilómetros por una carretera comarcal que conecta el centro urbano con una zona industrial.

El vehículo, que no necesitó de conductor para llevar a cabo su recorrido, contó con la supervisión de un técnico especializado en todo momento. El autobús cuenta con una capacidad para transportar a un total de 12 personas y está equipado con cámaras, radares y sensores que le permiten identificar objetos y obstáculos en su camino, además de detectar y respetar las señales de tráfico.

Durante los días de prueba, el autobús se movió a una velocidad de entre 10 y 12 kilómetros por hora, lo que permitió comprobar su eficacia y seguridad en condiciones reales de tráfico. Según los responsables del proyecto, el autobús autónomo es capaz de detenerse de manera automática en caso de detectar cualquier tipo de obstáculo en su camino, lo que le confiere una gran seguridad y fiabilidad.

La implantación de este tipo de vehículos autónomos en zonas rurales como Asturias puede contribuir a mejorar la movilidad de las personas en estas zonas y a reducir el impacto ambiental del transporte público. Además, la experiencia de Grado puede servir como precedente para el uso de este tipo de autobuses en otras regiones de España.

El proyecto de ALSA en colaboración con el Gobierno de Asturias y la Universidad de Oviedo demuestra que España se encuentra a la vanguardia en la aplicación de tecnologías de transporte inteligente y sostenible. La prueba piloto del autobús autónomo en Grado supone un importante avance en la aplicación de este tipo de vehículos en condiciones reales de tráfico y es un claro ejemplo del compromiso de España por la movilidad sostenible.

Por Cruz Santillana

Asturiana, apasionada de la tecnología, el emprendimiento y el marketing online. Community manager y redactora en Asturtic.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *